Saltar al contenido

Cómo tener un perro y un gato en la misma casa

Para los amantes de las mascotas es común criar muchos animales de distintas especies juntos,  normalmente podemos ver tanto a perros como a gatos reposando uno a lado del otro como si fueran grandes amigos, es por eso que la creencia de que gatos y perros son grandes enemigos es completamente falsa.

Pero que sucede cuando dos de nuestras mascotas preferidas no se llevan bien, entonces comienzan los problemas porque no se soportaran el uno al otro y pueden llegar incluso a las peleas donde generalmente la peor parte se la llevará el perro.

Aquí algunos consejos para que nuestros animales favoritos se lleven bien:

Cómo tener un perro y un gato en la misma casa

Lo ideal para que estos animales se lleven bien es criarlos juntos desde que son cachorros, crecerán y se trataran incluso como hermanos pertenecientes a la misma manada.

Se protegerán  mutuamente de cualquier peligro que ellos crean afecte al otro, esta amistad puede durar por siempre y no es raro ver entristecer a uno de ellos cuando el otro no se encuentra.

perro y gato en el mismo hogar

 

Pero que pasa cuando uno de ellos es un recién llegado.

Aquí la situación es totalmente diferente pues ambos serán completamente extraños para el otro, en este caso lo mejor es tenerlos separados al inicio, en lugares o habitaciones diferentes.

No debe permitir por ningún motivo que interactúen entre ellos, las consecuencias podrían ser muy negativas, debe evitar por todos los medios posibles cualquier pelea, pues luego una reconciliación o amiste por así decirlo sería más complicada.

Información importante antes del primer acercamiento

Sobre los gatos:

Los gatos son animales muy territoriales y no toleran que otro intruso o invasor se acerque o peor ingrese en sus dominios es por eso que tienden a marcar con sus orines los límites de lo que ellos consideran su feudo. Pero este comportamiento se da generalmente con respecto a otros gatos, pero a veces estos felinos también pueden incluir como intrusos a los perros recién llegados.

Sobre los perros:

No conservan el instinto territorial fuerte de sus antepasados los lobos, pero si consideran a su dueño como líder de la manada y su deber como subordinados a su amo es su defensa ante cualquier evento que ellos consideren como potencial peligro. Un gato recién llegado pues no pertenece a la manada y podría ser un posible enemigo a alejar.

Acercamiento cauteloso

Dicho lo anterior sobre el comportamiento de perros y gatos, ahora lo que debemos hacer es acostumbrar a ambos a verse mutuamente para esto deberás ponerlos a los dos muy juntos en un mismo espacio o habitación pero separados por una barrera artificial, puede ser una malla metálica o algo parecido.

Deja que se observen y se olfateen así se empezaran a acostumbrar el uno al otro, estas sesiones de aproximadamente media hora se deben dar diariamente por una semana.

Siempre separados por la barrera o malla debes intercambiar sus accesorios como platos o ropa para que así puedan acostumbrarse también a los olores del otro, recuerda que estos animales tienen el sentido del olfato muy desarrollado y se reconocen mediante los olores.

Los primeros encuentros frente a frente

Luego de una semana o más días inclusive si lo consideras necesario, deberás ponerlos frente a frente por unos pocos minutos pero tomando las siguientes precauciones:

El perro deberá tener puesta su correa o collar, y el gato dentro de su gatera o maletín de transporte, acércalos permite que el perro huela al gato pero todavía no lo saques de su maletín.

Luego recompensa a ambos con su comida favorita, has que estas experiencias se conviertan en situaciones gratificantes y placenteras.

Después de unos pocos días ya puedes sacar al gato de su gatera y tenerlo suelto, pero el perro debe seguir con su collarín puesto, acércalos, que se huelan y reconozcan, ante cualquier indicio de nerviosismo o agresividad de uno de ellos separarlos inmediatamente. Recompensarlos siempre con su comida y juguetes preferidos.

criar gato perro juntos

Sueltos y juntos por primera vez

Siempre hay una primera vez para todo y acá no podría ser la excepción:

Después de varias semanas reconociéndose, viéndose, oliéndose, comiendo juntos ya estarán habituados el uno al otro por lo que el riesgo de una pelea es mínima. Aun así siempre debes supervisar sus primeros encuentros.

Permite que el gato camine y reconozca el lugar, debe haber un mueble alto donde el gato pueda subirse y observar todo a su alrededor también le podrá servir como posible ruta de escape si se asusta o pone nervioso.

Si te es posible saca a pasear al perro antes de este primer gran encuentro, así llegara con menos energía y más relajado.

Que estas sesiones no duren mucho los primeros días, máximo 10 o 15 minutos, ya luego podrás aumentar el tiempo de exposición.

Si ves que todo sale bien, ya puedes permitir que interactúen libremente entre ellos por más tiempo. Si ves que se quieren agredir ejerce tu liderazgo, llámalos la atención, háblales fuerte si es necesario pues tú eres el líder de la manada, aunque la verdad a los gatos no les importa mucho esto.

Recomendaciones

Cada mascota tanto gato como perro deben tener su propio espacio privado, un lugar solo para ellos, asegúrate de que así sea, de esta manera reducirás posibles conflictos entre ellos.

El factor recompensa es muy importante, siempre que se porten bien prémialos, los entrenamientos para animales más exitosos se basan en eso.

Si vez que el gato o el perro en sus contactos iniciales siguen en actitud hostil o agresiva no fuerces las cosas, mantelos por más tiempo separados, ten paciencia ya se habituaran el uno al otro.

No siempre es posible que perros y gatos se lleven bien, podrías necesitar ayuda especializada de un veterinario experto en comportamiento animal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.